Fotografía de portada por Ti Marner

Es una extraña sensación la que envuelve al viajero que llega a Asia. Poco a poco el misticismo que envuelve su cultura y su atmósfera los guiará hacia un viaje espiritual que conectará todos sus sentidos, lo que no es de asombrarse pues en esta región cohabitan templos milenarios con vibrantes urbes o impresionantes paisajes naturales que le quitan el aliento a cualquier visitante. Ante este escenario en Amparo Servicios Turísticos hemos enlistado los templos más bellos de Asia que deben ser visitados.

Templo colgante (Datong, China)

Construido en un acantilado al oeste de Jinxia, el HangingTemple o Monasterio Colgante te dejará sin aliento con las hermosas vistas que se pueden apreciar desde 50 metros de altura. Su arquitectura es una maravilla por sí sola: raíces de antiguos robles atraviesan agujeros cincelados en el acantilado que forma la base del templo, un espectáculo visual indescriptible. Además, este es el único templo que alberga vestigios de tres distintas religiones asiáticas: el budismo, el confusionismo y taoísmo.

Fotografía por Jeremy Reding.

Templo Ellora (Aurangabad, India)

Situado en Maharashtra, Ellora es uno de los complejos de monasterios más intrigantes del mundo ya que en él se encuentran 34 templos y más de cien cuevas. Es impresionante observar a detalle su ingeniosa arquitectura, pues en su construcción se utilizó como base una pared del acantilado en el que está situado para formar sus templos.

Fotografía por Shriram Rajagopalan.

Templo de Dambulla (Kandy, Sri Lanka)

Definitivamente, este es el templo construido en una cueva mejor conservado en Sri Lanka a pesar de que miles de peregrinos lo han visitado desde hace 2 200 años durante siglos. En su interior se encuentran 253 estatuas de Buda perfectamente conservadas, así como impresionantes murales que cubren poco más de 7 000 metros cuadrados, muchos de ellos aún conservan sus colores originales y contribuyen con todo el entorno a ofrecer una sensación de paz y misticismo.

Fotografía por Walter Saporiti

Monasterio Shwenandaw (Mandalay, Myanmar)

Al explorar este monasterio es imprescindible detenerse por completo para disfrutar tranquilamente de su maestría arquitectónica que data del siglo XIX. En ella se refleja el tallado de madera que conforma su construcción. Otrora, este recinto solía ser el antiguo Palacio Real, hasta que el Rey Thibaw (rey de Mandalay hacia el año de 1885) lo desmanteló y lo trasladó al lado del Monasterio Atumashi, acción que lo salvó de ser destruido durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. A la majestuosidad de su arquitectura se suma el espectáculo natural que el sol del amanecer y del atardecer impregnan en su fachada, tornándola de un cálido color naranja.

Fotografía por Paul Arps.

 

Templo Tham Kao Luang (Phetchaburi, Tailandia)

Un gran Buda de cuatro metros de altura, iluminado por luz natural que lo baña desde lo alto, recibe a los visitantes en este templo cueva construido a 28 metros de profundidad. Cuenta con diferentes cámaras que albergan alrededor de 180 estatuas de Buda, además la cueva está cubierta por impactantes estalactitas que le dan el toque rupestre que lo hace uno de los templos más inolvidables de Tailandia.

Visitar Asia es hacer un viaje místico, bello y lleno de paz en el que se deben tomar en cuenta todos los detalles para disfrutar de una aventura inigualable. Visítanos en www.amparo.com.mx , en Amparo Servicios Turísticos somos expertos en la región y diseñamos itinerarios a la medida de los sueños del viajero exigente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About Amparo Servicios Turísticos